Jesuitas en Arequipa   Noticias   Agenda
Teléfonos: 054 - 212141 / 286805
  • Portada
  • Visítanos
  • Iglesia de la Compañia

Iglesia de la Compañia

ORIGENES DEL TEMPLO

El templo de la Compañía y sus claustros adyacentes constituyen, el monumento más representativo de la Escuela Arequipeña, la que ejerció su influencia no sólo en las iglesias que se edificaron en los alrededores de la ciudad, como las de Cayma, Yanahuara, Paucarpata y Characato, sino que se extendió por toda la región sur andina hasta Potosí, en la actual Bolivia, dejando verdaderas joyas arquitectónicas como la catedral de Puno, Santa Cruz de Juli, Santiago de Pomata, San Pedro de Zepita y San Jerónimo de Asillo.

En opinión del historiador español Bernales Ballesteros, es en la portada de la Compañía de Arequipa donde nace el arte genuinamente mestizo, y donde culmina armónicamente el proceso de transculturización hispano-americana. El esquema general procede de la península, evidentemente, pero es nativa la forma de tallar la piedra, la sensibilidad un tanto plana del relieve y los motivos empleados en la decoración.

Los planos originales de este magnífico templo fueron confeccionados por Gaspar Báez. Lamentablemente, la obra por él iniciada en 1578 se derrumbó en el terremoto de 1582. Ocho años más tarde el jesuita Diego Felipe inició la segunda construcción del templo, siguiendo los planos de Gaspar Báez. Según el Dr. Alejandro Málaga, existen evidencias de una tercera edificación iniciada alrededor de 1650 y concluidas en 1667, pero fueron dañadas por el terremoto de 1687. Los trabajos de reconstrucción y restauración se concluyeron en 1698. El terremoto de 1868 derribó la torre; el nuevo campanario, hecho según diseño diferente, fue derribado en el sismo de 1960.

Al contemplar la perspectiva general de la fachada, lo más sorprendente es la profusa decoración que ella nos ofrece. Todos los espacios han sido rellenados por diversos temas decorativos en bajo relieve, formando un frondoso tapiz que se desborda por los lados en bello contraste con el fondo liso del muro que le sirve de pantalla, se debe destacar la habilidad para entrelazar armónicamente elementos decorativos peninsulares, como las lacerías mudéjares, o motivos churriguerescos, como racimos de uvas, rosetas o granadas, ángeles y querubines, veneras compostelanas y mascarones renacentistas, con elementos incaicos y preincaicos que reproducen máscaras nazquenses, o ese curioso gato-tigre con cuerpo de miriápodo, propio de la mitología altiplánica. No faltan, naturalmente, representaciones de la flora local, como choclos y cantutas.

FACHADA LATERAL

Esta fachada fue diseñada y construida por el maestro Simón de Barrientos en 1654. Está considerada como una de las más antiguas muestras del arte mestizo arequipeño, pues señala puntos de partida para el complicado tapiz de la fachada principal. En su originalidad, presenta reminiscencias de estilos anteriores, de principios de siglo.

Un frontón muy abierto y elevado sobre el arco de medio punto de la puerta, alberga bajo una gran concha de venera (símbolo del santuario de Santiago Apóstol de Compostela), el bajo relieve del Apóstol Santiago, a quien el templo está dedicado. El Apóstol aparece en actitud guerrera, montando a caballo y con sable en alto, decapitando moros, cuyas cabezas, junto con el emblema de la Media Luna se ven pisoteados por las patas del caballo. Las crines del animal se desenvuelven de manera original en grandes espirales. En la parte inferior del frontón hay una ménsula labrada, sostenida por dos sirenas con alas de ángel.

INTERIORES

La distribución interna de la iglesia corresponde a la planta basilical jesuítica, con una nave principal centro y dos menores a los lados, cúpula de media naranja en el crucero, bóvedas de cañón, santuario, sacristía y coro alto.

Una serie de semi columnas jónicas adosadas a gruesas pilastras separan los arcos y sostienen un sólido entablamiento, con alquitrabe, frisos y cornisas. Sobre las cornisas, contrastando con la blancura del sillar de los muros y bóvedas, una roja balaustrada circula por todo el contorno interior del templo. Antiguamente todas las superficies interiores estaban recubiertas de policromías como todavía puede admirarse en la sacristía antigua o capilla de San Ignacio; ahora luce el sillar a cara vista.

El retablo del altar mayor es una magnífica composición del más puro estilo barroco churigueresco. Es obra del maestro entallador Juan de Salas, quien utilizó para su realización 447 piezas de cedro y roble, 21 alisos y algunos palos de sauce y lloque. Sobre la maravilla del tallado en madera hay una cobertura generosa de pan de oro, que a los rayos del sol emite destellos de fuego. El sagrario, de pura plata repujada, es obra del maestro cuzqueño Pedro Gutiérrez.

En la nave derecha hay otro hermoso retablo, también tallado en madera sobredorada. Se le llama “el Retablo de los Fundadores”, pues en él hay imágenes de varios fundadores de órdenes religiosas.

Muy cerca de ese retablo se halla el púlpito, hermosa obra tallada en madera y bañada en pan de oro. Cerca de la entrada, en la misma nave derecha, se halla la imagen del Justo Juez, hermosa talla restaurada recientemente: es la imagen que cada Martes Santo recorre en procesión las calles de Arequipa. Su retablo es de reciente confección.

Ubicación

Iglesia de la Compañia de Jesús
Esquina Moral con Alvarez Tomas
Arequipa - Perú
054 - 212141 / 286805
Mapa - Correo

Horarios

Misa
Lun. a Sab.:
12, 18 y 19:00 hrs.

Dom.: 10, 12, 18 y 19:00 hrs.

Secretaria
Lun. a Vie.:
8:30 a 12:00 y 15:00 a 19:00 hrs.
Sab.: 8:30 a 12:00 hrs.

Pertenecemos a